Ma Loute (Bruno Dumont, 2016)2 minutos de lectura

Ma Loute (Bruno Dumont, 2016)
Ma Loute (Bruno Dumont, 2016)

La crítica social y la presencia de los conflictos entre clases parece un trasfondo casi irrenunciable en el cine actual europeo y francés en particular. En numerosas ocasiones el problema de aproximarse a ellos es la incapacidad para muchos cineastas de salir de su burbuja argumentativa personal y enfrentar sus ideas a las ajenas de forma equilibrada o al menos ingeniosa. En Ma Loute (Bruno Dumont, 2016) nos encontramos una propuesta que aspira a satisfacer estas carencias de manera sorprendente y estrafalaria, con un distanciamiento respecto a sus personajes que le permite realizar una crítica ácida a todos los implicados. Ambientada a comienzos del siglo XX en la costa norte de Francia, sigue la llegada de la familia burguesa Van Peteghem a su residencia de verano y su relación con los habitantes locales de la región en la que los turistas comienzan a desaparecer misteriosamente.

A partir de los códigos de una hipertrofiada comedia de costumbres, el retrato exagerado de los decadentes Van Peteghem sirve como una feroz y divertida burla no sólo a la caprichosa vida y normas de ese extracto de la sociedad, sino también a la percepción repleta de clichés que se tiene de ellos desde fuera de su entorno. La gran sorpresa de este relato es que Dumont elabora sistemáticamente el mismo punto de vista cuando enfoca la narración en el perfil de los oriundos, todos ellos de baja escala social, aparentemente analfabetos y con unas tradiciones tan peculiares como las de quienes habitan en la gran mansión cercana. Entre estos dos puntos opuestos de la realidad de la civilización se construye una gran farsa en la que los personajes están principalmente al servicio del discurso de la película. Algo que no evita que destaquen especialmente con sus sobredramatizadas expresiones y diálogos entre los Van Peteghem (mención especial para Juliette Binoche) o los sonidos guturales, silencios e increpaciones de los Bréfort a cualquiera que les moleste.

Ma Loute (Bruno Dumont, 2016)
Ma Loute (Bruno Dumont, 2016)

Con la torpe investigación de las desapariciones por parte de una inútil pareja de policías a modo de hilo conductor se suceden las secuencias y gags que actúan a modo de viñetas, repitiendo localizaciones y explotando en gran medida el humor físico. Debajo de todos ellos, una constante representación de oposición ideológica a todos los niveles y una siempre presente denuncia de los hipócritas comportamientos y sus justificaciones. Y casi al margen, una relación romántica pseudoshakespeariana entre Ma loute y Billie, la-que-es-chica-pero-se-viste-de-chico (ojo a la forma que tiene este personaje de definir y asumir hacia los demás sin problemas quién es, modelo a seguir muy a reivindicar), que explora desde una posición mucho más seria las dinámicas entre ambos grupos a priori excluyentes y el compromiso y reconocimiento de la identidad propia (sexual, social, política, etc), aportando la dosis de gravedad necesaria para elevar el conjunto


Por Ramón Rey

Crítico y periodista cinematográfico.