Loving (Jeff Nichols, 2016)2 minutos de lectura

Loving (Jeff Nichols, 2016)
Loving (Jeff Nichols, 2016)

Puede parecer ridículo para la mayoría que en 2016 alguien se plantee la segregación de seres humanos en función de su color de piel y que a partir de las leyes se determine que dinámica pueden construir individuos de diferentes grupos. Sin embargo, hubo en tiempo relativamente reciente en el que el matrimonio interracial en Estados Unidos estaba prohibido para proteger a los blancos de mezclarse con personas de color. Loving (Jeff Nichols, 2016) cuenta el caso real de la pareja del mismo nombre del estado de Virginia que a finales de los años sesenta desafió sin dudarlo unas normas injustas, inspirados simplemente en el amor que se profesaban y la intención de formar una familia. Una decisión que les trajo la aplicación de la ley en su propio hogar y les obligó a abandonar su vida en Virginia.

La propuesta de Nichols se aleja de darle el eje de la narración al proceso judicial que años después sería pionero en destruir la ley que no permitía estos matrimonios y la harían desaparecer del resto del país. En cambio, dispone los elementos del relato de manera sorprendentemente convencional, fijándose en la evolución de los protagonistas, las consecuencias familiares de su detención y su confrontación con las autoridades locales para hacer valer sus derechos como seres humanos. También acierta en desarrollar su discurso, muy conmovedor pero contenido, a partir de los conflictos entre sus mismos allegados y la comunidad (trabajo, fuerzas del orden, juzgado). Lo hace extendiéndolo a todo un abanico posible entre aquellos que aplican la ley sin cuestionar la opresión que ejerce hacia todos los ciudadanos, los que la aplican con objetivos ideológicos que reafirman sus prejuicios (la reresentación del viejo Estados Unidos) y los abogados de derechos civiles, aquellos que buscan cambiar las cosas y usan todos los recursos y oportunidades para cambiar el sistema proactivamente.

Loving (Jeff Nichols, 2016)
Loving (Jeff Nichols, 2016)

Un completo retrato social que no deja de girar alrededor de Mildred y Richard, con la habitual pericia visual de su director. Un director consciente de que el poder emotivo de la historia en que se basa el film debe decirlo todo por si mismo. En la cinta busca sin estridencias la dimensión humana para explicar las ramificaciones de estos logros que se han alcanzado en la sociedad. Unos logros desgraciadamente muy conectados con el mundo actual y la existencia todavía de reglas sistémicas que definen desigualdades en función de un criterio arbitrario como la identidad o la orientación sexual. Puede que el mensaje de Loving sea obvio y el resultado cargado de cierto melodramatismo, pero tanto la tensión racial como las desigualdades de género y el desprecio a los derechos del colectivo LGBT+ hacen de esta una obra contemporánea. Una panorámica histórica a través de dos personas sencillas que ayudaron a forzar un cambio que alcanza nuestros días y ayudó a aceptar una realidad indiscutible.


Por Ramón Rey

Crítico y periodista cinematográfico.